Categories
ideas política

ética es política

Pero en realidad esto va de autoplacer en tiempos de corona. Porque cómo a la autora del artículo Follar en tiempos de pandemia, a mi la cuarentena me agarró sin amante interne, y sin contacto de piel.

No es sólo la sexualidad, es también el afecto. Lo que extraño de no tocar, no es la excitación, es el calor humano.

Está muy bien que seamos coherentes con nuestro consumo cuando acudimos al mercado agroecológico a comprar productos de km cero, sin aditivos químicos ni sufrimiento animal, en un comercio local de nuestro barrio. Y también que cuando nos hacemos una paja usando el material audiovisual de algunas plataformas online tengamos las mismas consideraciones. Es importante molestarse en saber quién hace el porno que ves, como lo son las condiciones laborales de las actrices y los actores porno, o si los rodajes han propiciado un entorno adecuado para tener sexo seguro. Y ya de paso, como tenemos tiempo, sería interesante desafiar la pornografía mainstream de producción en masa, y fomentar una pedagogía pornográfica alternativa que promueva otros imaginarios y que visibilice la diversidad de otras prácticas sexuales no representadas por la industria hegemónica, apoyándola a través de dicho consumo responsable.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

%d bloggers like this: