Categories
comida ideas musica nada

friday the 13th 😱

Pienso demasiado en ella el último tiempo. Pienso, y pienso en holandés, pero escribir en holandés aquí sobre ella sería un despropósito.

Pienso que quiero verla, por ejemplo, pero que no sé si quiero verla porque me siento solo, o porque es ella a quien quiero ver.

Parece que nunca es la otra persona. Siempre es lo que hacemos de le otre.

Además de pensar en ella en holandés, pienso en mi soledad, y pienso en ciertos odios. Tal vez sea ese mi problema, no tanto ser el que apunta al problema, si no la pasión, el desenfreno, el sentimiento profundo. Pero suena dramático y no lo es. Mi odio es como mi amor. Un amor, o un odio, de tipo de 40. Tranqui. Casi aburrido.

Aclaración: el objeto de mi odio, o de mi ira, no es el objeto de mi deseo, de mi verlang. Como ya dije, creo que incluso no es el objeto el problema, es más bien el sujeto.

***

También hay otras cosas, como dos días sin noticias, dos días sin twitter, y el intento de nueva costumbre.

Hay planes, como el de ser mejor en lo que hago, y avanzar, y no morir, y en serio, destruir el capitalismo, o por lo menos poner el granito de arena. Al final, el capitalismo se muerde la cola y en breve termina desangrado. Lo que habría que evitar es la cantidad de inocentes que se va a llevar por delante. Pero eso también es algo que pienso y por lo cual no hago nada. Así que pura paja, de momento.

No iba a abrir el vino, pero lo abrí. Me hice una sopa de knolselder qué andá a saber vos como se llama en español… Tubérculo o raíz de apio! Eso la bola tuberculosa del apio. Se me pasó el Miso, pero le arreglamos si qué. Está rica… tiene pinta de receta deliciosa la receta. Con rozemarijn y ajo a bulto, y horno de por medio. Rozemarijn es Rosa María, plantita amante… mentira, Romero! Eso es me parece… Todo duda, todo fake news.

Además del tubérculo este, hice otra cosa que está bue-nísima: koolrabi, que te voy a deber como traducción, con quinoa, y nueces, y pijnboompitten que en teoría son nueces también, ¿no?, y una verdurita verde rara… tipo lechuga… Tengo que mirar el nombre en la lista de compra. Ok, pero todo eso, en horno (para variar). Está pa’ chuparse los dedos.

***

Ok, pero de lo que quería escribir.

Hay un artículo en un focus, del Knack (ahí va, mañana tengo que ir a buscar mi escáner, y voy a escanear el artículo… y lo ponemos por acá), sobre un chico que hace música en Bruselas. Súper profunda la entrevista light… súper interesante lo que dice, y lo que calla. Súper inteligente, me pareció. Pibito, 21. Pero, sí, habla de ser un refugiado, porque a los seis salieron de Ruanda, y a los 16 casi los expulsan de Bélgica.

Ta, vuelvo mañana con el scaneo y escribo más. Esto debería funcionar como una nota mental: pienso en ella, pero cuando no, leo cosas, pienso en otras cosas, y hago, siempre, de todo un poco. De lo que leí, Bryn, que es el nombre artístico es lo que más me llamó la atención. Y me hizo bien, pero también me hizo mal. ¡Qué putada de mundo en el que vivimos!

Finalmente, me llegó hoy el nuevo disco de Darrifoucq, Hermia, Ceccaldi que compré por bandcamp en el viernes de bandcamp. No lo he abierto (el CD), porque igual tampoco tengo cd player. Pero ta, que lo tengo en digital. Lo sorprendente, y grato… buenas noticias hoy, esperancitas, vamos a decirle, es que venía con una postal escrita por Darrifoucq. Muy atento el gesto. Y nada muy personalizado, pero escrito con mucha soltura. Me dieron ganas de responderle.

El disco es increíble!

Ahora, a disfrutar del vino y a ver si termino de ver Kinderen van de Collaboratie que no me queda mucho.

Entre paréntesis, la última vez que ví De Afspraak, estuvo el impresentable de Tom van Grieken, que es el voorzitter del partido fascista Vlaams Belang. Peligrosísimo, me pareció que le dieran ese espacio en la tv pública, sobre todo porque es muy bueno haciendo lo que está haciendo. Casi parece un tipo normal. Y creo que demasiada gente le compra el cuento, sin enterarse, qué básicamente el fascismo mata. En fin, que tengo la misma sensación mientras miro la serie de Canvas.

Aunque puedo entender que hubo desproporción en muchos casos, no sé si la forma en la que se presenta el documental sea muy (socialmente) saludable. Casi que se romantiza la Colaboración.

Final. Mañana escribo más. Y a ver si vuelvo sobre lo de la peli de mi amiga Ara. Y de los tremendos potes para mis plantas.

Beso. Chau. Transmitiendo en vivo, desde la segunda cuarentena.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.